Nos ocupamos de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades del sistema circulatorio venoso y linfático.

Se trata de enfermedades crónicas que requieren de un seguimiento y tratamiento que debe adaptarse a las necesidades de cada paciente y a cada momento de su enfermedad.

En el origen y desarrollo de las enfermedades circulatorias venosas y linfáticas juegan un papel muy importante los antecedentes familiares, determinadas enfermedades predisponentes y los malos hábitos de vida.

La investigación nos muestra como determinadas medidas generales e higiénico-dietéticas y los hábitos de vida saludables, asociados al tratamiento de determinadas enfermedades predisponentes, pueden ayudar a prevenir el desarrollo de las enfermedades venosas y linfáticas y la aparición de posibles complicaciones.

Las enfermedades circulatorias venosas y linfáticas requieren de un diagnostico y un tratamiento especializado que debe ser realizado por un especialista en Angiología y Cirugía Vascular experto en dichas patologías.

Son muy diversas las pruebas y los exámenes complementarios que se requieren y que están encaminadas no solo a confirmar la sospecha clínica de la enfermedad, sino también el grado de afectación, la localización anatómica, la causa, y las consecuencias funcionales en el paciente en particular.

La evaluación clínica junto con la información aportada por los exámenes complementarios nos lleva al diagnostico y a la indicación del tratamiento de la enfermedad.

Existen hoy día diversos tratamientos médicos e intervencionistas mínimamente invasivos para el tratamiento de estas enfermedades que se complementan entre si, produciendo todos ellos una mejoría notable en la calidad de vida de los pacientes.

Gracias al conocimiento de la historia natural de las enfermedades venosas y linfáticas y a la investigación sobre los resultados de los tratamientos, podemos hoy día indicar cual es el mejor tratamiento para cada paciente y en cada momento de su enfermedad.

En la patología venosa, los avances tecnológicos y la aplicación en el tratamiento de las nuevas técnicas de imagen como el examen eco-doppler han permitido el desarrollo de técnicas endovenosas mínimamente invasivas muy eficaces y seguras, y una recuperación muy rápida con mínimas molestias. Estas técnicas son especialmente atractivas en pacientes mayores, con enfermedades asociadas como la obesidad o cardiopatías, o grados avanzados de enfermedad como presencia de úlceras en los miembros inferiores o un linfedema secundario.

La enfermedad linfática es una enfermedad circulatoria poco investigada y conocida, y que afecta a una parte considerable de la población. Puede aparecer de forma primaria o de forma secundaria asociada a enfermedades como el cáncer o la obesidad. Puede llegar a producir una importante limitación de la calidad de vida, sobre todo si no se trata y progresa y aparecen complicaciones.

En el curso de los últimos años, se han producido grandes avances en el conocimiento de la enfermedad linfáticas, en las técnicas diagnósticas que ayudan a establecer la etiología, localización y extensión y el grado de afectación funcional, así como en el tratamiento mediante terapia compresiva compleja, ejercicio físico específico, cuidado de la piel, el tratamiento y prevención de las infecciones y la microcirugía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *